Ir al contenido principal

Entrada destacada

Jupiter en Geminis

Marte astrologico y Marte historico




Marte astrológico y Marte historico
Marte es un planeta que fascina, desde la tierra se ve como un punto rojizo, hoy sabemos que es a causa de la oxidación del hierro, SI!, del hierro, ese material que desde la más remota antigüedad se asocia con el planeta marte, un dato curioso si tenemos en cuenta que era imposible en épocas medievales, brillante intuición la de nuestros antepasados, sobre todo teniendo en cuenta que es un planeta sin oxígeno, su oxidación se debe a la disolución de partículas de pirita, por cierto otra de las piedras asociadas tradicionalmente con Marte.
El color rojo también se asocia a la sangre y junto con el hierro evoca lo que durante la mayor parte de la historia humana ocupa al ser humano, las guerras, conquistas, defensa del territorio etc.
Todo parece conjugarse para encontrar la analogía bélica, además visto desde la tierra contrasta su color rojo con el resto de astros circundantes, personalmente no establecería a la ligera una conexión entre las atribuciones astrológicas y las visuales, es posible que una parte de las características astrológicas que le dieron los caldeos sea debida a la pura observación, algo a lo que eran muy dados.




En la historia antigua Marte tampoco es tan simple como pudiera parecer, para los griegos, Ares era la personificación de los instintos de supervivencia, y tenía pocas características positivas, Marte era un guerrero salvaje y torpe que muchas veces perdía la batalla, sobre todo cuando se enfrentaba con su hermana Atenea, la razón es obviamente que Atenea no solo era guerrera, también representaba la sabiduría, es decir para los griegos la sabiduría y la inteligencia ganaban las más de las veces la guerra a la brutalidad y el instinto, meditar antes de actuar, la estrategia etc. era más efectiva.
Para los Romanos Ares se convirtió en Marte, y ahora sus características bélicas se vieron elevadas, ya no era el torpe brabucón Ares, Marte es un héroe legendario protector de Roma y padre de sus fundadores, Rómulo y Remo, y también protector de sus cosechas, el honor se identificaba con Marte, muchas cosas no se asemejan al Ares Griego.
Nuestra civilización y en gran parte la religión católica sentó sus bases sobre la romana, y es el Marte romano el que más nos influye, en EEUU parecen haber tomado buena nota de los antiguos tratados sobre magia planetaria, pues votan un Martes con el sol en Escorpio, es decir el día de Marte con el Sol sobre un signo regido por Marte, un Romano de hace 2000 años sería muy feliz al comprobarlo, y la causa parece estar anclada en “la tradición”, es más que evidente el papel de EEUU como fuerza militar a nivel mundial…


Entradas populares de este blog

¿Puede conocerse el futuro?

Posible evidencia científica de que el futuro puede conocerse Una investigación descubre que los hechos no ocurridos aún pueden influir en nuestro comportamiento El futuro puede saberse, y los hechos no ocurridos aún pueden influir en nuestro comportamiento. Esto es lo que revela un estudio reciente realizado por el psicólogo norteamericano Daryl Bem, reconocido por sus estudios sobre la auto-percepción. Bem ha dedicado ocho años de su vida a aplicar protocolos de investigación establecidos con secuencia temporal invertida, descubriendo que se puede influir de igual forma en la conciencia humana tanto desde el pasado como desde el futuro. A pesar de lo controvertido de sus hallazgos, la prestigiosa publicación Journal of Personality and Social Psychology publicará un artículo en el que se detallan los experimentos realizados, lo que se espera dé pie a un intenso debate. Por Yaiza Martínez. Foto: Juanjo Tugores.Photoxpress. El futuro puede saberse, y los hechos no ocurr
 Revoluciónes solares tomando como ejemplo el horóscopo de Pedro Sanchez

El Muro

En un mundo donde la b ú squeda de conocimiento se ha vuelto tan vasta como el propio universo, un maestro se encuentra en una encrucijada de desesperaci ó n y anhelo. Incansable, busca respuestas en los libros, en las ense ñ anzas de otros maestros y en los susurros de la naturaleza. Sin embargo, todas estas fuentes externas parecen insuficientes para saciar su sed . Un d í a, llevado por la frustraci ó n y el agotamiento, el maestro se encuentra hablando con un  “ muro ” . Este muro, a primera vista, representa el silencio y la inmovilidad, una barrera hacia la comprensi ó n profunda que tanto busca. Al principio, el di á logo es unidireccional, con el maestro vertiendo sus pensamientos, dudas e ideas m á s intrincadas sin recibir respuesta alguna. Sin embargo, a medida que persiste en su mon ó logo, empieza a percibir un eco en su mente, un reflejo de sus propias palabras que parece ofrecerle las respuestas que tanto ha buscado. Esta historia se convierte en una poderosa met á fora