Ir al contenido principal

Entrada destacada

Jupiter en Geminis

¿Tienes libertad para elegir tu voto?

¿Aun crees que tienes libertad de elegir?

Hace años recuerdo haber leído un articulo que afirmaba que los genes determinan la ideología conservadora o progresista, ahora como cualquiera puede comprobar decenas de paginas de periódicos serios de todo tipo y color, revistas científicas y de información publican sesudos estudios sobre ello, ya esta aquí.


Incluso existen estudios científicos que subrayan que son los genes quienes el día de la votación inclinan a unos u otros a acudir a las urnas, ¿que como lo saben? Pues comparando el comportamiento de un grupo de gemelos auténticos con otro de mellizos, es decir, los que comparten la misma carga genética reaccionan estadísticamente de forma similar ante la expectativa de la votación.

Existen variados estudios y van desde el 40% a 70% de influencia genética, no poniéndose de acuerdo para afirmar con rotundidad hasta que punto la genética determina a quien se vota, sobre todo porque no se trata de que los genes tengan ideología, se trata de cómo nos influyen en la manera en que gestionamos el miedo, la necesidad de seguridad, la necesidad de aventura y riesgo etc. que inclinan hacia un sector político u otro.

Lo interesante de todo esto es que además se tienen identificados ya algunos genes que determinan la ideología, y por lo tanto con el tiempo y los continuos avances, se podrá llegar no solo a conocer a quien votara cierto grupo humano, también que los motivara a votar en un día u otro, a eso le añadimos que también existen estudios sobre actitud, y cito un estudio sobre biología y política de la revista nature:

 Nicholas Martin y sus colegas publicaron un estudio 1 que sugiere que los genes podrían ejercer un empuje sobre las actitudes relacionadas con temas como el aborto, la inmigración, la pena de muerte y el pacifismo”

Es decir, que acabaremos pensando “¿pero en que punto esta la justicia social y en que lugar el condicionamiento heredado?”, me gustaría creer que eso nos conducirá a relativizar el pensamiento político extremo que ahora prevalece precisamente por el aprovechamiento de estos conocimientos en sectores tanto de izquierda como de la derecha.

Existen estudios que relacionan oxitocina con empatía y la empatía con el voto progresista (ayudar a los inmigrantes por ejemplo), es decir, la felicidad en si misma puede ser un factor que determine el voto, un votante infeliz tiende a buscar un voto que le aporte mas seguridad, el estudio de la revista Nature concluye que las personas de mentalidad conservadora reaccionan mas ante las imágenes negativas, violencia, miedo etc. y las liberales a las positivas, con lo que queda bien explicado que tipo de publicidad se tiene que hacer en cada uno de los casos.

La estrategia de inflar la felicidad y crear un mundo de fantasía funciona, también la de crear terror y aumentar la alarma en situaciones de peligro, y creo que todos podemos encontrar ejemplo de sobra de ambas cosas fácilmente…

Cuando un partido liberal hace publicidad para consumo del conservador la estrategia es de violencia y miedo, imágenes que sugieren terror y conflictos, de esa forma llegan a este tipo de votante, y cuando el partido conservador intenta mandar mensajes a los progresistas el mensaje es buenista y esperanzador, solo repasen la ultima campaña americana y los videos de Facebook para comprobar como los partidos políticos americanos aprovechan los conocimientos sobre neurociencia, conocimientos por cierto a la vista de todos, imagino que teniendo cientos de millones de dólares de presupuesto juegan con estudios y ventajas que conoceremos en el futuro.

En resumen, existen genes que nos condicionan tanto en nuestro voto como en acudir a la votación, y existen formas de hacer valer esa tendencia genética mediante la excitación de imágenes o sonidos, también hormonas que por su ausencia o aumento cambiaran tu voto, y de todo ello tenemos suficientes datos a la vista (yo aquí les dejo algunos) y estudios de revistas como Nature que es de las mas prestigiosas del mundo.












Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Puede conocerse el futuro?

Posible evidencia científica de que el futuro puede conocerse Una investigación descubre que los hechos no ocurridos aún pueden influir en nuestro comportamiento El futuro puede saberse, y los hechos no ocurridos aún pueden influir en nuestro comportamiento. Esto es lo que revela un estudio reciente realizado por el psicólogo norteamericano Daryl Bem, reconocido por sus estudios sobre la auto-percepción. Bem ha dedicado ocho años de su vida a aplicar protocolos de investigación establecidos con secuencia temporal invertida, descubriendo que se puede influir de igual forma en la conciencia humana tanto desde el pasado como desde el futuro. A pesar de lo controvertido de sus hallazgos, la prestigiosa publicación Journal of Personality and Social Psychology publicará un artículo en el que se detallan los experimentos realizados, lo que se espera dé pie a un intenso debate. Por Yaiza Martínez. Foto: Juanjo Tugores.Photoxpress. El futuro puede saberse, y los hechos no ocurr
 Revoluciónes solares tomando como ejemplo el horóscopo de Pedro Sanchez

El Muro

En un mundo donde la b ú squeda de conocimiento se ha vuelto tan vasta como el propio universo, un maestro se encuentra en una encrucijada de desesperaci ó n y anhelo. Incansable, busca respuestas en los libros, en las ense ñ anzas de otros maestros y en los susurros de la naturaleza. Sin embargo, todas estas fuentes externas parecen insuficientes para saciar su sed . Un d í a, llevado por la frustraci ó n y el agotamiento, el maestro se encuentra hablando con un  “ muro ” . Este muro, a primera vista, representa el silencio y la inmovilidad, una barrera hacia la comprensi ó n profunda que tanto busca. Al principio, el di á logo es unidireccional, con el maestro vertiendo sus pensamientos, dudas e ideas m á s intrincadas sin recibir respuesta alguna. Sin embargo, a medida que persiste en su mon ó logo, empieza a percibir un eco en su mente, un reflejo de sus propias palabras que parece ofrecerle las respuestas que tanto ha buscado. Esta historia se convierte en una poderosa met á fora